miércoles, 2 de octubre de 2013

Mi Taller - Mi Rincón Creativo


Hace tiempo que quiero mostrarles el rincón de mi casa donde trabajo. Creo que hoy está lo bastante en orden como para poder fotografiarlo y mostrarlo, así que allá vamos!


Mi casa es chiquita, el taller también lo es. 
Compré un mueble laqueado hecho a medida por el papá de mi amiga Inés. Ella, decoradora de interiores, me ayudó con el diseño y las medidas que fueron calculadas muy minuciosamente para que pudiera albergar todo lo que necesito.
Como soy ecléctica, o tal vez indecisa, no se... hago cosas bastantes diferentes aunque conectadas entre sí por el diseño, la decoración y la creatividad.
En este espacio creo desde sitios web y deco para eventos, hasta almohadones o algún que otro bolso.

Lo uso para imprimir y para coser. Para guardar papeles, utiles, hilos y cintas. Las pinturas las tengo del otro lado del living, escondiditas en cajas dentro de una biblioteca.

Gra, una amiga que también vive en un departamento siempre dice que a diferencia de las grandes casas, en los espacios chicos con solo dejar un objeto sin guardar, ya da la sensación de desorden. Y tiene mucha razón, por eso es que por mas pintorescas que puedan ser las cintas de colores o los botones, preferí guardar la mayor parte dentro del mueble. Ah! las telas las guardo en una super caja acrílica fuccia en mi cuarto.

El rincón talleril está en el comedor, así que tan solo giro las sillas para un lado o para el otro, y a veces para estar más cómoda coso o uso la compu en la mesa.

- Mi Taller -


A la puerta de la izquierda le falta el tirador para que mi hijo mas chiquito no pueda abrirla. Lo busqué para la foto, pero se ve que lo escondimos muy bien por que no lo encontré.

En el estante están las bobinas de hilo dentro de un especiero, las agujas de tricot en un florero vestido, los alfileres en un cactus de tela,  y los lápices en una maceta de Las Rufinas.



Compré un marco en una casa de antigüedades con intensiones de convertirlo en un espejo para el living, pero en cuanto tardé en ir hasta la vidriería, se transformó en un ordenador-exhibidor de papeles y retacitos.
Entelé un cartón con arpillera y le agregué elásticos, en mi cabeza eran negros, pero de impaciente engranpé el que tenía en casa.
Arriba, lo corona un budita.


En la cartelera conviven desde un elefante (me encantan), una medallita y un mandala inspirador! Mi madrina me regaló un set de cartas con mandalas en blanco para colorearlos según el estado de ánimo, y tiene una guía para interpretarlo. Lo tengo bien a la vista para que me recuerde mis ganas por progresar con las cosas que disfruto hacer.


El lado izquierdo, es como corresponde el más "femenino". Ahí guardo las cintas, botones, hilos, mostacillas... 
Lo que se ve en el centro son planchas de goma eva que uso para la deco temática.


Todo se saca fácil. La valija de madera nos se la regaló mi mamá (es pintada por ella) a mi hija, pero hace tiempo que está entre mis cosas.
Adoro los frascos y frasquitos, los uso para separar los botones, los mini pompones y las mostacillas.

Las cintas también las guardo en una caja, pero algunas, las que ya venian en bobinas circulares, las puse en este porta aros que también supo ser un exhibidor de chupetines paragüita en un un cumple de Isa con deco de circo.


El lado derecho, es el lado del hacer. Tras la puerta guardo papeles y la impresora, y como tiene enchufes cerca, ese es el lado donde también uso la máquina de coser y la notebook.



En los cajones hay desde bolsitas de papel y sellos, hasta cables.


Es lindo tener un rincón, por mas pocket que sea, destinado a dejar volar nuestra imaginación y que allí, como dicen en un programa infantil y en la primer hoja de mi agenda: "Que buenas ideas lluevan"!


Cecilia.


5 comentarios: