jueves, 9 de mayo de 2013

El arte de Tejer

Siempre estuve rodeada de lanas e hilos. Mi abuela paterna era una gran tejedora de crochet, el tejido era su vida, hasta recuerdo haberla visto recibiendo un premio por la tele en Aquí Cosquín como reconocimiento por sus trabajos en la provincia de La Rioja.
Mi abuela materna en cambio es apasionada del tricot, o dos agujas como ella dice. Nunca quiso vender sus productos, ella solo teje "para sus nietos", al igual que la abuela que me dio la vida (o mejor dicho mi marido), que con sus 91 años nunca deja su aguja y teje cosas hermosas.
Leí por ahí que en las escuelas Waldorf, a los niños antes de que aprendan a leer y escribir, se les enseña a tejer, lo que me pareció una muy buena idea, así que a principio del año pasado, le regalé a mi hija Isabella (para ese entonces con 5 años recién cumplidos e incursionando en la lectura) su primer telar María. Por supuesto que mi entusiasmo era mayor que el de ella, que solo tejió una bufanda en cómodas cuotas, y hasta a veces con la ayuda de alguna amiga que viniera a jugar a casa, y ella le mostraba el telar como un aparato novedoso.
Me gusta tejer, con dos agujas o al crochet, pero sinceramente no es algo en lo que pueda ser muy constante. Siempre tengo tejidos empezados aguardando el momento en que mi voluntad me ayude a terminarlos.



Hoy conocí a Dina, una chaqueña muy agradable, que es artista plástica textil y creadora de "Del Telar". Me pasó la dirección de su sitio web y descubrí que hace unas cosas hermosas. Ponchos, bufandas, chales... pero lo que más me impactó a mi por supuesto, fueron sus cuadros.
Más allá que una obra se venda o no, sea reconocida o no, lo que la hace eterna es su significado, esa intención que le dio el artista, o le vino inconscientemente.

Mi primer cuadro lo hice en un momento bastante especial de mi vida, y cuando lo terminé me di cuenta que por más abstracto que lo había intentado hacer, formaba una pila de bloques haciendo equilibrio sobre una rueda. Cada vez que paso por delante de ese cuadro, me transporta a ese sentimiento, de encontrar el equilibrio en la vida, entre lo bueno y lo malo.
No quiero dispersarme (los que me conocen saben que mi mayor virtud es la de no poder terminar un solo tema cuando converso!)  y quiero compartir con ustedes un cuadro de Dina que se llama "El abrazo". Por que nada mejor para decorar los rincones de nuestros hogares, que esas cosas que nos transportan a determinadas situaciones, y nos transmiten buenos sentimientos.
Si tienen facebook, pueden ver todas sus obras en la página https://www.facebook.com/DelTelar
y el cuadro del que les hablo: "El Abrazo"

A chusmear que tiene muchas fotos!

Cecilia.



2 comentarios: